Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El Mundo Zenc (III)

Publicado en por wilfredo ferreira

Durante unas horas, estuve en la habitación, meditando sobre mi viaje dimensional.. empecé a formarme un plan de actuación.. lo primero de todo era intentar informarme del mundo en que vivía.. estudiar un poco la lengua, fijarme en las diferentes especies "..humanas".. y demás. Me vestí, y me fijé en mi primera esclava.. estaba dormida al suelo delante de la cama. Decidí seguir mi camino sin ella, después de todo, si por tan poca arena obtuve una esclava así, siempre podría comprar más.. además, me había dado tanto placer que decidí dejarla en libertad, así que me marché.
Mientras viajaba por la ciudad e iba elaborando mi plan, me fijé en que no había mujeres evolucionadas del elefante, y que había mujeres azules sin amo, aún más.. todas las mujeres azules eran libres.. todas vestían con un bañador transparente color crema, como el de la foto. Pense que tal vez se consideraban sagradas, o algo así. Pensando en todo esto me fijé que había llegado a una plaza, llena de gente.. pense que quizá había una parada de esclavas, y como quería comprar una felina, me acerqué. Pero no se trataba de una subasta de esclavas, sino de una especie de feria, donde las atracciones eran esclavas a merced de los que se divertían con ellos.
En una de las paradas, había unas mesas largas, con chicas (y digo chicas porque ninguna pasaba de veinte años), estiradas encima, atadas de manos y pies, con las piernas muy separadas, donde la diversión consistía en penetrarlas, y no sólo con la tranca, si no que con cualquier objeto.. botellas, porras, o con la mano, se podía follarlas, oyéndolas jadeas y gritar con las mordazas puestas.
En otro estante las chicas estaban atadas en postes verticales por los pies, las rodillas, la cintura, las manos, los brazos y por el pelo, y la gente se divertía torturándoles los pechos, pellizcándoles los pezones, mordiéndolos, corriéndose en ellos, colocándoles pinzas por el alrededor y por los pezones... mientras ellas, amordazadas como siempre, jadeaban, gritaban y lloraban de dolor y de placer.
Un estante que me puso bastante cachondo, consistía en una plataforma untada de una sustancia resbaladiza, con una chica arrodillada en medio, con los ojos vendados, las manos atadas detrás en la espalda, y las piernas separadas por una barra con dos cintas de cuero en las puntas que tenia atadas en los pies. El juego consistía en que tres hombres se acercaban a ella, y cuando menos se lo esperaba, la penetraban de una estocada por el agujero que más convenía.. a veces ella se movía para alejarse, pero sólo conseguía resbalar, untarse de la sustancia resbaladiza, y poner más cachondos a los tíos.
Otra que me llamó la atención consistía en una chica con unas tetas espléndidas, grandes y magníficas, estirada al suelo, boca arriba, con los brazos en cruz y las piernas muy separadas, sujetada al suelo con grilletes en pies y manos, y los cabellos enrollados haciendo un nudo en una estaca, que le impedían mover la cabeza, y con un aparejo en la boca que la obligaba a permanecer con la boca totalmente abierta, situada en medio de la plaza, donde todos los hombres y chicos que les daba la gana iban a correrse.. estaba llena de semen por todas partes.. el pelo, la cara, el cuello, los pechos y el vientre, las piernas y los pies.. la leche se deslizaba por su cuerpo sudoroso.. sus pechos, recubiertos de semen parecían lubricados, y su cara de ángel, estaba prostituida por ese líquido espeso. Siempre había algún chico de pie delante suyo machacándosela para correrse en su boca, y hacérselo tragar o para atragantarla, o otro chico con su esclava haciéndole una paja, una mamada o una cubana para después contener su corrida en la boca de su esclava y escupirla por el cuerpo de la chica de la atracción.. alguien se había corrido en sus ojos, y tenía que mantenerlos cerrados. Estuve tentado de correrme encima suyo.
La feria en cuestión era de lo más variada.. además, era totalmente gratuita.. no me pude contener de probar alguna atracción.. concretamente dos:
Una de ellas, consistía en penetrar analmente a una chica atada a gatas.. me lo pasé fantásticamente clavándole mi polla por el culo hasta el fondo, escuchando su particular gemido de dolor y placer, y haciéndola balancearse adelante y atrás.. además, en el suelo había dispuestos unos espejos donde podía contemplarse el vaivén de sus enormes tetas.. yo la penetraba una y otra vez, y ella, impotente, atada y amordazada, sólo podía gemir en su mordaza, sin poder oponer resistencia alguna, tenía que dejarse sodomizar.. sus pezones estaban duros y erectos, y sus pechos firmes echados hacia adelante balanceándose eran un espectáculo perfecto.. mis manos los recorrían presionándolos hacia arriba, mientras mis cojones chasqueaban contra su ano, cada vez más y más rápido. En sus ojos nacían lágrimas de placer que aún me ponían más y más cachondo.. sus tetas duras entre mis manos estaban a mi disposición, podía correrme dentro, en su ano, en su coño, en su espalda... donde quisiera, pues ella no podía hacer nada para evitarlo.
En cuanto a la otra, se trataba de unas fosas de más o menos un metro, donde se sentaban las chicas, y las cubrían con tierra de forma que solo la cabeza les salía de la tierra.. había distintas posibilidades.. empecé obligándola a que me la chupara.. me puse a gatas, metiéndole mi dura polla por la boca.. mientras ella me la mamaba y yo me balanceaba adelante y atrás, iba acercando las rodillas y los codos a su cabeza, de forma que la tenia inmovilizada bajo mis abdominales.. cada vez se la metía más al fondo.. empecé a tirarle del pelo, y ella se quejaba, y aún me ponía más cachondo.. le obligué a tragarse hasta mis pelotas. Levanté mi cuerpo, y me distraje golpeándola en la cara con mi polla.. se la restregaba por los pómulos, los ojos, la frente... cuando estaba muy dura y ella menos se lo esperaba, le metía mi estaca hasta el fondo intentando atragantarla, hasta que no me pude contener, y me corrí cuando más al fondo de la garganta la tenía.. toda mi leche fue dentro suyo.. empezó a toser echando semen por la boca, sin poder mover ni un musculo de su cuerpo enterrado.. volví a restregarle mi polla por la cara, dejándola impregnada de semen.. volví a penetrarla oralmente y me largué dejándola "..bien jodida"...
Decidí dar un paseo por la ciudad, y mientras pensaba en mi plan, advertí de la presencia de un objeto familiar.. estaba tirado al suelo.. me acerqué, me arrodillé y lo cogí.. sí! En efecto, era la libreta que guardé en mi mochila antes de atravesar la puerta.. que desapareció junto con todo al atravesar la dimensión.. y si la libreta había traspasado, lo más seguro era que mi módulo también lo hiciera: eso cambiaba mis planes.. si encontraba el módulo y podía regresar cuanto quisiera, y atravesar las dimensiones las veces que quisiera, mi vida seria estupenda.. podría joder esclavas para siempre. Pero antes que nada, tenía que llevar a cabo la primera parte de mi plan: comprar una felina.
Y así lo hice.. estuve dando vueltas un buen rato, no para encontrar una subasta, pues de éstas había muchas, sino para encontrar a la esclava perfecta.. y así fue.. después de más de dos horas pateándome esa acrópolis psicodélica, la encontré:
Era joven, unos 18 años, pero estaba muy desarrollada.. su cara mostraba el miedo de una esclava frente a su amo: sus ojos verdes y oscuros.. unas dientes perfectas y unos labios perfectos para hacer una buena mamada.. sus pechos grandes, tensos, fuertes y morenos, y sus pezones, duros, erguidos y empinados, ligeramente dirijidos hacia arriba.. su vientre era plano, liso y fuerte, y su ombligo perfectamente redondo y pequeño nacía un poco más arriba de su cintura.. erótica y perfecta silueta para agarrar mientras se penetra. Sus muslos, tensos también, duros y fuertes daban lugar a unas nalgas de piedra, que querían ser penetradas brutalmente.. un poco más arriba, donde empezaba la espalda, nacía una cola felina, larga y atigrada, con la cual los juegos y placeres sexuales se multiplicaban Sus piernas, largas y morenas, abiertas como estaban, dejaban a la vista un espléndido coño afeitado deseoso de ser embestido una y otra vez por la más dura de las erecciones.
Me acerque al vendedor y se la señale.. el tipo felino sonrió, me dijo qué sé yo qué y me extendió la palma de la mano.. tomé mi bolsa de arena, la abrí y el tipo, con una especie de inyección, cobró el precio de la esclava. Me costó unas diez veces más que la primera, por lo que comprendí que esta la haría durar mucho tiempo, pues era muy especial. El vendedor la desató, le puso un taparrabos minúsculo de piel, le ató las muñecas de las manos por la espalda, y le puso una correa atada al cuello, que me entregó. Ella me miraba con ojos de miedo, y su cuerpo cachondo me disparaba las hormonas y necesitaba follarla.. así que decidí dar una vuelta más por la ciudad, para conocer el terreno, mostrar mi esclava a los envidiosos, y recargarme de semen, pues me acababa de correr en la feria.
Partimos pues.. yo iba delante, y ella me seguía.. me fije en que muchos chicos se fijaban en ella, incluso los que estaban con sus esclavas, penetrándolas o gozando de una jugosa mamada en medio de la calle. Yo a veces me giraba y la miraba.. su cara expresaba miedo, puesto que yo era su amo, y se lo iba a demostrar.

 

Comentar este post

eneidita 03/28/2011 07:02


Hola :)
quieres conquistar a la mujer de tus sueños?
tal vez te interese el libro que viene en este link:
http://comoconquistaralaprincesaleia.blogspot.com/